viernes, 20 de diciembre de 2013

Adolescentes, plan de vida familiar.

La formación y actitud de los padres son herramientas para educar a los hijos y enfrentarse a la adolescencia. La paciencia también es necesaria.
Los adolescentes NO son malas personas y no hacen nada PARA molestar.

En esta etapa nadie puede sustituir a los padres, ni canguros, nanis ni abuelos. Sólo los padres están capacitados para educar a los adolescentes ejerciendo la autoridad. Si no lo hacemos, les dejamos huérfanos.
Debido a la autonomía que alcanzan los adolescentes, es por lo que tenemos que estar cerca de ellos.
Para guiarles y que se sientan queridos, es una etapa de incomprensión  e inconformismo.

Es necesario que la pareja tenga los mismos valores, y que tomen conciencia del propio matrimonio.
¿Qué quiero y que no quiero para mi matrimonio? ¿A qué estoy dispuesto a renunciar por mi matrimonio?
Renunciar es saber elegir, no es mortificarse. Renunciamos a algo porque elegimos otra cosa que deseamos más.
En momentos de crisis o problemas de pareja, hay que hablarlo. Lo ideal es salir de casa para hacerlo.
No discutir en el refugio de las paredes, nos hace tomar distancia y ver la situación desde fuera.
Debemos mostrar con orgullo nuestro plan de vida familiar, porque nos alegra y además contagia a los demás.

DECÁLOGO PARA SOBREVIVIR A LA ETAPA DE LA ADOLESCENCIA

1- No debemos responder a los adolescentes como si fuésemos uno de ellos, somos maduros. El hijo que más discute contigo es el que más se parece a ti, que actúe mejor tu pareja.

2- No decidir con prisas, es una estrategia de los adolescentes pedir cosas en el último momento para que decidamos lo que ellos quieren. Deben saber plantear las peticiones sin prisas, merecer las cosas que piden, saber esperar y saber pedirlas.

3- Debe haber acuerdo entre los padres, estar informados los dos para tomar las decisiones juntos.
Que no le tomen a cada uno el truco para que le conceda su deseo.. ¿Lo sabe papa? ..tenemos que hablarlo!

4- Los adolescentes mienten, lo hacen mucho, sin maldad. Pero no toleran que les mientan sus padres ( para eso ya están ellos). Perdemos credibilidad al mentirles y la mentira tiene un feed-back negativo para todos.

5- Tiene que haber ocio familiar aparte del de sus amigos. Esto dará recuerdos de vida en familia. El ser es sociable y busca un grupo al que pertenecer, cuando hay vida y ocio familiar, esto suple la necesidad de entrar en 'cualquier grupo' serán más selectivos para elegir a sus amigos y la forma de divertirse.

6- Hay que atar en corto a los adolescentes cuando empiezan a salir y a ampliar su círculo de amigos.
Son objeto de consumo.

7- Cuidado con el materialismo! Que no nos haga renunciar a la familia y a los momentos juntos.

8- La regañina o discurso a los hijos no debe durar más de 12 minutos, luego desconectan. Hablar en nombre de los dos ( padre-madre). Hablar poco y preguntar y escuchar mucho. < explícame, cuéntame! tenemos que conseguir comprenderte! queremos ayudarte..>
Según el problema, que sólo hable un padre, dos contra uno no es empático, el otro que esté en retaguardia por si hay que tomar el relevo.

9- Las cosas no suelen arreglarse en una conversación, se necesitarán dos o tres para ir preparando el terreno. Que no noten que estamos cansados de tocar el tema. No llamarles pesados o tontos por no entrar en razón.

10- No dejar nunca "cosas" sin resolver, al final se volverán en contra.

La personalidad no se cambia, pero el carácter sí. Hay que cambiar y mejorar para ayudar al otro y para hacer felices al resto.