lunes, 18 de noviembre de 2013

Adolescencia y sexualidad

En la actualidad, nos encontramos con demasiada información explícita sobre sexo, se tiende a aceptar y normalizar todo tipo de relaciones y actos incluso en lugares públicos. Y quien no los sigue o acepta parece a ojos de los demás como " bicho raro". 

Nuestros hijos deben conocer la realidad y somos los padres quienes debemos educarles para que no vean la sexualidad como un acto puramente físico, sino que sepan identificar los sentimientos, las emociones, la afectividad y el amor.

Deben saber, antes de la adolescencia, que con el sexo existe la posibilidad de contraer enfermedades o tener embarazos no deseados.
Conocer los métodos anticonceptivos, su efectividad y los efectos secundarios, sobre todo de la píldora del día después ( la usan reiteradamente sin conocimiento, control ni autorización paterna ).

Y deben tener también la capacidad de decidir, elegir, esperar, darse a valer y asumir su responsabilidad.

Es importante intentar mantener una línea abierta de comunicación con los hijos para que no les asuste comentarnos sus dudas.
Aunque a estas edades no nos van a contar todas sus intimidades, que sepan que pueden contar con nuestra ayuda.
Y también es importante saber quienes son sus amistades y en que ambiente se mueven, así como fijar hora de llegada y sanción por sí se incumple.

El ejemplo de los padres también es importante, ellos ven que de vez en cuando salimos, nos divertimos, tomamos una copa pero no acabamos bebidos, nos hablamos con respeto y nuestras muestras de amor son cariñosas, comedidas en público, más divertidas en casa...
Es importante que el adolescente se respete a sí mismo y  a los demás, incluso en momentos de diversión.