miércoles, 9 de octubre de 2013

La valentía, entrar en acción

A veces tenemos gestos o actitudes que son consecuencia de nuestros impulsos pasionales, es importante que éstos no se impongan sobre los principios y valores que rigen nuestra vida.
Si hemos logrado evolucionar en nuestro camino de crecimiento, tendremos la capacidad y equilibrio necesarios para hacer valer nuestra voluntad y razonamiento por encima de los deseos pasionales.

La persona exitosa tiene hábitos muy estrictos, basados precisamente en sus valores.
El que fracasa es quien olvida fácilmente sus valores y se deja llevar casi siempre por sus deseos pasionales e irreflexivos.
Es común ver a la gente huir de situaciones y tareas incómodas que supongan un esfuerzo y sacrificio.
Mucho de lo que nos aflige procede de nuestra general incapacidad para soportar los esfuerzos de la vida.
A los hijos los rodeamos de lujos, comodidades, situaciones de confort y protección, se lo encuentran todo hecho, y así es como esperan encontrar su vida, es un error, la vida no esta hecha, debemos crearla nosotros.
<< Si no existieran dificultades, no habría éxitos >> Swami Vivekananda.

Es necesario recorrer el camino hacia la propia madurez, fortalecer nuestros valores y principios será el punto de apoyo.
<< Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo >> Arquímedes 

El valor no implica ausencia de miedo, sino la decisión de actuar a pesar del miedo. Nos invadirán la duda y el temor, pero no dejemos que estos sentimientos nos paralicen.
Es duro fracasar, pero peor es no haber intentado nunca el éxito.
Todo cambio que realizamos da origen a un nuevo proyecto.

¡Seamos valientes! ¡Permitamos que nuestros sueños se hagan realidad!, porque únicamente cuando hayamos dejado de lado el miedo, arriesgandonos con serenidad y convicción, se nos revelará, no sólo que los riesgos son menores de lo que imaginábamos, sino que el mayor riesgo de todos es no habernos animado a soñar.

<<Cuando una persona sabe a dónde va, el mundo se aparta para dejarla pasar>>.
                                    Orison Sweet Marden