lunes, 19 de enero de 2015

¡Tengo tantas redes sociales que no puedo atenderte!

LA ATENCIÓN 

Si nuestra destreza en la atención está bien desarrollada, nuestro desempeño puede llegar a ser excelente. 
El vínculo entre atención y excelencia, se halla detrás de casi todos nuestros logros.

Para vivir en equilibrio, es necesaria cierta destreza para movernos en tres ámbitos distintos:
    
     Mundo externo
     Mundo interno
     Mundo de los demás 

Hay tres modalidades nos ayudan a ser más felices y productivos en esta vida moderna, llena de tensiones y objetivos enfrentados
     
     Foco interno: Nos ayuda a conectar con nuestras intuiciones y con los valores que nos guían,      
                           favoreciendo el proceso de toma de decisiones.

     Foco externo: Nos ayuda a conectar con el mundo que nos rodea.
    
     Foco  en los demás: Mejora nuestra vida de relación.

La atención "tender hacia" nos conecta con el mundo, modelando y definiendo nuestra experiencia.
<Ten muy presente que tu enfoque determina tu realidad> (Yoda)

LA TECNOLOGÍA 

Adueñandose de nuestra atención, la tecnología entorpece nuestras relaciones.
Nos hace inconscientes de lo que sucede alrededor, debilitando las habilidades interpersonales.
Cada vez más desconectados de nuestros semejantes y más conectados con las máquinas, perdemos la capacidad de conversar.

El tiempo dedicado por los jóvenes a los dispositivos electrónicos, contribuye a desarrollar ciertas habilidades cognitivas, pero también hay que plantearse los deficits emocionales y sociales que ello acarrea.

Estamos entrando en un estado de "atención parcial continúa".

Cada vez más, vemos como nos hacen (o hacemos) un "Phubbing"... Comprobar el teléfono mientras hablas con alguien.
Es un gesto que transmite a la otra persona el mensaje de que "no estoy interesado" en lo que sucede aquí y ahora.

La llegada de un mundo rico en información, consume nuestra atención.
La comprensión es inversamente proporcional a la distracción.
El pensamiento profundo requiere de una mente concentrada.
Cuanto más distraídos estamos, más superficiales son nuestras reflexiones, y cuanto más breves son éstas, más triviales tambien son nuestras conclusiones.

Por otro lado, nuestro capital social y la amplitud de nuestra atención, aumenta a medida que lo hace el número de vínculos sociales que nos proporciona información crucial.
Las relaciones informales pueden convertirse en otros ojos y oídos abiertos al mundo.
La inteligencia colectiva de un grupo, promete ser mucho mayor que la suma de la inteligencia de los diferentes individuos que lo componen y ampliar por tanto nuestro foco.

Esta inteligencia colectiva se ve favorecida o no, según el modo en que compartimos nuestra atención en internet y los contactos o grupo en que nos movemos.

Debemos cuidar nuestros tres focos (el interno, el externo y el de los demás) de forma que la avalancha de información que recibimos, sea filtrada, elegida, dosificada, para así, poder prestar la atención necesaria en cada momento y a cada persona.

Aumentar, enriquecer nuestros conocimientos y ampliar nuestras redes sociales, sin perder la capacidad de conversar con un amigo, de disfrutar con la familia... sin abandonar las relaciones sociales interpersonales.

<<Mis apuntes de lectura. FOCUS Daniel Goleman>>