miércoles, 29 de enero de 2014

Escapar de las emociones negativas

Las emociones pertenecen al cuerpo y los sentientos a la mente, son dos asuntos relacionados pero diferentes. 

Ante una emoción negativa el cuerpo reacciona creando conflicto, falta de armonía, produciendo enfado. 
El primer paso para controlarla es relativizar para no permitir que nos afecte más de lo debido. 

Hay dos formas para contener las emociones negativas:
La primera más racional, requiere mucha fuerza de voluntad, alejarse del foco perturbador. ( cortar por lo sano)
Y la postura más humana, más realista, contrarrestar esa emoción negativa emocionandose de nuevo con otra de la misma intensidad pero de signo contrario. ( buscar una gran emoción positiva). 

¿Cuanta gente anda por ahí todos los días sin una sonrisa?

Cuidar los sentimientos y las emociones, conciliar entretenimiento y conocimiento son las llaves del cambio de este siglo, lo que nos permitirá que despegue la innovación productiva a nuestro alrededor.